Interés crítico ocupa a venezolanos en Bienal de La Habana

Redacción Informativa CMBF
14/ 05/ 2012

Como un enfoque crítico de los estereotipos y clichés que determinan las formas de hacer arte ha sido calificada la exhibición de los venezolanos Luis Salazar, Blanca Haddad y Natalya Critchley, en la 11ª. Bienal de La Habana. 

Sus miradas diferentes parten de la relación hombre-mujer o de interpretar el éxito por cuenta de las imposiciones del mercado. 

Introducen las obras expuestas en la capitalina Casa del Alba Cultural, hamacas junto a frutas y vegetales, como ejemplos de relación armónica con la naturaleza. 

Los artistas intentan crear una conciencia ecologista con vista a salvar el planeta, al decir de la curadora Zuleiva Vivas a la agencia Prensa Latina, mientras afirmó que la muestra es una alerta  contra el consumismo exagerado y la basura que esa práctica capitalista genera

Blanca Haddad propone una aproximación simbólica al tema de la masculinidad y el poder mediante el performance Nada es eterno, donde también invita a reflexionar sobre la violencia a través de las visiones del público que terminarán reflejadas en un mural de grandes dimensiones. 

De igual forma, se exhibe una muestra del trabajo que en los últimos años ha desarrollado Natalya Critchley con los niños en las comunidades de los barrios periféricos de la capital de Venezuela, para recuperar espacios culturales mediante el empleo de materiales reciclables. 

A propósito la pintora venezolana extenderá sus talleres sobre manejo de la imagen y la animación, a las escuelas cercanas a la Casa del Alba Cultural, durante los días de la Bienal habanera. 

Por su parte, Luis Salazar propuso para los días del acontecimiento en Cuba, la instalación que concibió bajo el título de Camping Paraíso o novelas banales (Deseos y fantasías de la sociedad de consumo), donde desdibuja las fronteras entre espectador - creador, al tiempo que mezcla happening con ready made, o textos con dibujos, para deslindar esas realizaciones y llegar a un marco apropiado que aniquile los estereotipos, según afirmaciones de María Luz Cárdenas. 

De tal forma, las diferentes miradas y formas de reflejar la realidad social y ambiental a través del arte que proponen los artistas venezolanos en la Bienal, emplazan el comportamiento humano. 

La especialista ha hecho valer además que sus perspectivas permiten romper los sistemas de referencia cerrados y obtusos,  impuestos y legitimados de manera repetitiva, añadiendo que así mismo, enriquecen el horizonte de relaciones entre los discursos artísticos y las prácticas sociales a través de un imaginario complejo, mucho más amplio y expansivo. 

En suma, sus creaciones cargadas de fuerza y expresividad conjugan a la vez cuestionamientos y validaciones que buscan repercutir en el espectador, mientras afirman el rol contemporáneo de los artistas de la plástica, a favor de la salvaguarda planetaria y los destinos de la humanidad.

 

Fuente / Prensa Latina

Envíenos su comentario

Nombre:
Email:
Arriba