Set de voces

Gozo infinito desde el hacer la radio

Gozo infinito desde el hacer la radio

De entregas apreciables a los anales de la Radio Cubana, Miguel Ojeda alcanzó la virtud de ser consumado artista, capaz de expresarse mediante el don de enriquecer la vida de sus semejantes: como «testigo temporal y actor multiplicado en tiempo y espacio», según sus palabras.

Al abrazar el criterio de que todo creador debe primero «honrar a su patria», el realizador que durante años se entregó a las puestas de Música contemporánea, Ballet y La esquina del jazz, entre otros espacios, asegura que la radio en Cuba mantiene una buena salud, a prueba de cualquier suceso que la pueda alterar; pero, a la vez, recomienda parecerse más a lo mejor del pueblo cubano: «sería una maravilla, no olvidar los valores seculares y promoverlos a diario», reconoce.

A lo largo su tiempo en activo y para siempre, Miguel Ojeda mantuvo durante 17 años la serie de Viejas Postales, reverenciando el docudrama como propuesta afín a la carta de estilo de CMBF Radio Musical Nacional, a la vez que mirada a las raíces de la cultura cubana a partir del aporte de sus compositores, intérpretes, obras y sucesos.

«Fue una proyección a los horizontes de esa misma cultura y gozo infinito», afirmó al programa Desde adentro